6/5/09

¿Dónde estás Fromm?

Estoy algo... congelada, emocionalmente hablando. No sé que hacer. Estoy escribiendo sin querer hacerlo del todo. Pero necesito desahogarme. No es mucha la pena que me acongoja pero necesitaba escuchar el sonido del teclado y sentir la presión bajo mis dedos. Empujando tecla a tecla. Esta mierda tecnológica consigue hacerme sentir menos sola, ¿no es patético?
Sólo si supiésemos encontrar más excusas para amar que para odiar... ese asunto estaría arreglado. Qué triste.
Desde luego... me encuentro en casi la misma situación que hace... unos muchos meses. Sólo que esta vez soy menos querida. O de eso trata de convencerme mi crecido masoquismo. Sí, ahí estaba, dormido; las edades de oro pasaron, y las de plata y bronce se suceden arbitrariamente, repitiéndose; pero el puto masoquismo nunca me olvidó. ¿Cómo es posible hayar placer en hacerse daño a uno mismo? (Olvidándonos del ámbito sexual, por supuesto). Así se define ese complejo psíquico, como un "autodaño" del que disfrutamos hacer uso. Yo, no lo estoy pasando nada bien, pero si no hablamos de masoquismo, ya sí que no me entiendo.


Lírika.

2 comentarios:

  1. Jummmm.

    Primero, tendrías que haberme dicho que estabas mal. Aunque no em sorprenda pero no está demás que me informes.

    Y bueno... yo si pienso que es masoquismo y yo tampoco entiendo porque te gusta :/, pero pienso que algún día dejarás de serlo xd. O mejor dicho lo espero xdddd.


    No quiero que estes mal Cerda.

    Salva

    ResponderEliminar
  2. No es eso, es más complicado. No estoy mal, pero algo en mi intenta que lo esté. O:

    ResponderEliminar