17/8/10

¡Buenos Días!



No recuerdo que significaba este de Goya, pero me gusta.


Recuerdo aquel momento en clase, estábamos en el aula de arte y charlábamos sobre el bulling, el acoso escolar de toda la vida vamos, y yo dije: Pues yo lo he sufrido. A lo que se hizo un pequeño silencio, escuché algun esbozo de risa y me preguntó la profesora: ¿Tú? ¿Cuando? Me ofendió que cuestionase aquel hecho e instantánamente me pregunté "¿Acaso obtendría yo algo bueno por pretender que sí lo sufrí?"
La conversación no quedó mucho mejor y me da la sensación de que quedé como una desequilibrada mentirosa, pero es igual. Lo que me hizo cuestionarme tanto después fue el hecho de que me preguntase, como si no fuese evidente el acoso escolar día a día, en cada centro y en cada aula, el desprecio a la minoría. Como profesora dejó mucho que desear si no se daba cuenta de eso, una falta grave de observación. Y creo que cualquiera de nosotros lo ha vivido, desde un polo u otro pero todos hemos visto como los chicos "metían collejas" al feo o al callado, o como las chicas "hacían el vacío" a la menos afortunada a la hora de vestirse o arreglarse.
Y dudo que esta declaración sirva de mucho o llegue a los suficientes pero, no necesitamos eliminar los móviles con cámara, el tuenti, ni cosas así, hay que llegar directamente a los niños y enseñarles lo que como tópico llaman humanidad.
A los que sois humillados, sabed con seguridad que aquellas personas que no os trataron (u os tratan en la actualidad) de mala manera, acabarán peor que empezaron mientras que vosotros sabreis seguir adelante, no solo porque habreis superado un momento muy duro de toda infancia-adolescencia de niño raro si no porque a lo largo de la vida os vais a seguir encontrando con ese tipo de personas y vais a saber hacerlas frente. De hecho, uno de los niños que me trataban despreciablemente desde que tengo memoria trabaja ahora en el mercadona; un día pasé por su caja y fue super incómodo, aunque no tengo claro para quién lo fue más...

Saludos pequeños terrícolas.
A Joaquín, si me lees, ¡te hecho de menos! creo que me voy a seguir colando en tus clases ... jajaja.


Cuando brille el sol te recordaré si no estás aquí,
cuando brille el sol, olvídate de mí.
 
Lírika.

2 comentarios:

  1. Un buen tema.
    Te has superado, al menos a la exposición de esto. Podría ser perfectamente una columna de un periódico.

    Me gusta cuando escribes así.
    A mi, eso es lo que me da miedo de los institutos públicos, es cierto que en los privado también se puede sufrir. Pero de muy distinta manera y menos cruel.

    A la larga siempre sobrevive el más listo ^^.
    Salva

    ResponderEliminar