28/2/09

Irrealidad

¡Y las alas se despliegan! ... te llevan al cielo, dejándote volar, olvidándote del suelo...
Universo de palabras y todos amores... ¡nubes, nubes!, flores y olores, sonidos, petardos, ¡chispas y colores! Un mundo entero para el disfrute del cielo, mi paraiso aturdido para avivar al más muerto. Señales despiertas que te apuntan con el dedo, te pegan y su cara te espanta el cabello, cantando te silban que bailes con ellas, olvidan sus obligaciones ¡y se vuelven más bellas! El gris no existe, ni el blanco ni el negro, no hay nada definido y todo está perfecto, da igual la carretera, da igual la acera, no es rugosa ni fea, porque ahora es de cera. De colores colorines y el suelo no está serio, sino que ríe y ríe, del río de hierba y el césped de agua, frescos, pues sonríen y afirman que el viento está contento. El cojín está blandito y la vida se hace juego, la música al son del sitio, lo mismo va rápido, lo mismo va lento. Notas y figuras felices bailotean, se burlan de sí mismas; y no paran hasta caer rendidas a las risas del señuelo, que huye rápido, se esconde fugaz en un laberinto de rosas sin espinas, y si lo pisas, te hace cosquillas con un pañuelo. Esto es droga que no te deja vivir un bulo cierto. Un sueño bucólico, que... te deja sin vida, la consume y la convierte en sólo eso, en un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario