22/11/10

Sin la letra ache



Hace unos segundos os iba a ablar de lo que suponía eliminar la letra ache, pero se me fue la mano y cerré la ventanica del explorador. Aún así os reservo la definición de la palabra: hediondo. Estoy en la bibliothèque (again) y bueno, empieza a entrarme el frío, pero seguiré un ratito más. No paro de comentarlo, y aunque ya tiene más sentido, aún así, sigue pareciéndome demasiado pronto para proclamar la navidad. ¿Es que este año estoy más despierta? Normalmente, recibo las lucecitas de colores con animosidad e inconsciencia, porque a pesar de la celebración del consumismo, siempre me pareció una fecha feliz. Pero es que este año, a finales de octubre, y ya estaban colgadas las redes de luz en las avenidas principales. Asoman los primeros carteles satánicos del niño jesús que el año pasado nos atormentaban (al menos a mí). Y volverá seguro la invasión de Papánoeles. Me da pena perder mi ilusión y mis ganitas de cumplir años, pero es que esta vez no lo veo nada especial.

Hasta Hotra Hamigos,
(yo como la quiten voy a seguir utilizándola, lo digo en serio, incluso en seña de rebeldía empezahré a metherla en phalabras que no la incluían normalmente).

Hadiós.
Lírika.

No hay comentarios:

Publicar un comentario