2/6/10

¿Robando agua de las reservas del decanato de Psicología?

Se llama Redundancia 
Ok, acabo de dar un paso, piano.
Ya no te quiero tanto, ya no te quiero, piano.
Poesía en cambio, aún te amo, piano.
Piano, piano... piano.

No, no le debo nada a nadie. Ni a tí, ni a tu madre, ni a tu padre, ni a todos tus motivos personales.
Ni te pertenezco, ni quiero que me pertenezcas. No soy tuya, ¿aún no te has dado cuenta? Desaparece.

Tampoco te quiero a tí, gitano.
Ni a ninguno otro, azulado.
Fuiste un desliz, tirado,
bajo mi pestaña infeliz, piano.

Nada, no hay nada más. Como siempre.
Sólo exámenes. Trabajos y exámenes.

Saludos pequeños terrícolas.

Lírika.
Con poca HP. Una poción porfavore...

3 comentarios:

  1. Dios, la verdad es que es extraño el poema.
    Y como siempre pienso que todos los poemas esconden algo aparte de lo que te dan a entender las palabras citadas, busco y me como la cabeza.

    Pero no encuentro nada, hallo suposiciones que posiblemente estén erróneas.

    Me gustaría, que al leer tus escritos, poseer un libro que me dijese lo que piensas.
    Para así saber, más o menos, centrarme en un tema al comentarte.

    Ya solo me queda comentar lo que verdaderamente entendí, suerte con los exámenes y que los trabajos te sean leves ^^.
    Ánimo Lirikota :)

    Salva

    ResponderEliminar